A lo largo del desarrollo del ciclo de vida de una empresa y según la etapa, existen diversas formas para financiarse, bien sea a través de capital (se reciben recursos económicos a cambio de un parte de la propiedad de la empresa) o a través de deuda (se reciben re­cursos económicos que se deben reintegrar de acuerdo con unas condiciones pactadas previamente, que incluyen tiempo e intere­ses), cada una con características particulares y que provienen de diferentes actores o instituciones, que ofrecen, además de recursos financieros, otros beneficios (ver figura).

Adicionalmente, los emprendedores tienen la posibilidad de ac­ceder a diversos programas que, si bien no ofrecen recursos finan­cieros, apalancan el desarrollo del emprendimiento. Un ejemplo es el programa gubernamental Apps.co que, a través de inversión de recursos públicos, pone a disposición de los emprendimientos una oferta de asesorías, acompañamiento y fortalecimiento de capaci­dades que, de no estar disponibles a través de este tipo de iniciati­vas, habría asumido la empresa. Figura 3.1. Cadena de financiación en Colombia

 Financiación en la etapa de descubrimiento

Durante la etapa de descubrimiento, las fuentes de financia­ción son limitadas. Esto ocurre principalmente por el alto riesgo que representa para los proveedores de los recursos, recupe­rarlos. En efecto, aún no es claro para ellos si la idea planteada tendrá o no éxito en el mercado. Muchas variables claves aún no se han identificado y el nivel de incertidumbre puede ser alto. Entonces, la financiación se obtiene generalmente mediante una mezcla de capital y deuda, cuya fuente se conoce como familia, amigos y otros aportadores (family, friends and fools), quienes inicialmente creen en la idea.

Posteriormente, en el período entre la ideación y la puesta en marcha de la empresa (start up), aparecen tres posibles fuentes de financiación a través de las cuales se pueden obtener recur­sos en forma de capital: capital semilla, cuyos recursos pueden ser condonables dependiendo de las condicio­nes pactadas, y mediante las aceleradoras, que aportan capital a algunos de los emprendimientos que partici­pan en sus programas al final de un proceso de fortalecimiento de aspectos específicos para cada emprendimiento, lo que le tomaría mucho más tiempo al emprendedor por su cuenta.

Respecto a financiación a través de deuda, en esta etapa ini­cial los emprendedores tienen la opción de obtener recursos por medio de microfinanzas (aunque generalmente no cubren las expectativas y necesidades de los emprendedores diná­micos, debido principalmente a la cuantía de los recursos que ofrecen, las elevadas tasas y a que principalmente no son una alternativa diseñada especialmente para este segmento.

Financiación entre las etapas de start up y crecimiento inicial

Como opción para superar esta etapa, existen principalmente tres alternativas adicionales a las mencionadas anteriormente: án­geles inversionistas, quienes aportan recursos además de conocimiento y acceso a contactos que permiten apalancar la empresa; los programas, incentivos e instrumen­tos de las entidades públicas, las cuales apo­yan al emprendedor con recursos y asesorías, para que pueda pasar a la siguiente etapa; y alternativas privadas como el crow­dfunding, que permiten que la empresa perciba recursos del público para mantenerse a flote. Este existe aun­que de manera incipiente en Colombia, y está a la espera de una legislación que habilite su uso.

Vale la pena mencionar una de las más recientes alternativas implementadas en Colombia, en pro de facilitar el acceso al cré­dito para emprendedores, que surge de una iniciativa diseñada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la cual fue articulada por iNNpulsa y que cuenta con el apoyo de Bancól­dex. A través de esta iniciativa, se busca canalizar recursos de crédito bancario para emprendedores en etapas tempranas. Hasta ahora, el caso más completo de aplicación de esta inicia­tiva se da con Bancolombia, entidad que asignó un equipo es­pecial, dirigido por un ejecutivo de alto nivel, para manejar este tipo de créditos (dentro del banco, la iniciativa no es vista como una tarea más relacionada con crédito para pymes, sino que tiene una identidad aparte). Esta alternativa consiste en que los emprendedores que no alcanzan a cumplir los requisitos para acceder a créditos tradicionales de los bancos, puedan hacerlo por medio de una nueva metodología de análisis del perfil cre­diticio en cabeza, ya no de la institución de crédito, sino de un actor del ecosistema de emprendimiento, en el caso particular el Parque del Emprendimiento de Medellín, quienes se encargan de llevar a cabo esos análisis y de avalarlos, para que la entidad bancaria otorgue los recursos con una garantía otorgada por el Fondo Nacional de Garantías hasta por el 70% del valor del crédito, parte de cuya comisión (50%) se asume por iNNpulsa disminuyendo el costo para el emprendedor.

Financiación en la etapa de crecimiento inicial

Solo cuando la empresa ha alcanzado un nivel interesante de crecimiento (que varía en cada caso) y cuen­ta con indicadores concretos que lo demuestren, logra acceder a los fondos de capital emprendedor (venture capital funds) como alternativa de financiación, los cuales entre­gan recursos que generalmente vienen acompañados de valores agregados de asesoría y acompañamiento, con el fin de impulsar a la empresa hacia el crecimiento acelerado.

Esto se conoce como capital inteligente, y se basa en capital o re­cursos económicos junto a aportes no económicos adicionales, que pretenden fortalecer a la empresa y catalizar su crecimiento, a través de la dinamización de sus capacidades y contacto con actores claves.

El principal oferente de este tipo de financiación en Colombia, en­tre otros, lo constituyen los fondos de capital emprendedor (venture capital funds), que a través de sus gestores profesionales identifican e invierten en empresas con potencial, habilitándolas para crecer e incre­mentar su valor y actúan como intermediarios financieros que toman recursos de un grupo de inversionistas y los asignan a empresas de alto potencial de crecimiento.

Existe también la alternativa del capital de riesgo corporativo (corpo­rate venturing), que funciona de forma similar, con la diferencia de que el inversionista es una o varias empresas que invierten de forma directa, no a través de un fondo.

En cuanto a deuda, existe la posibilidad de financiarse a través de fondos de deuda y banca comercial, haciendo uso de distintos productos o tipos de crédito como el leasing, fac­toring, créditos a corto y largo plazo, entre otros.

Financiación en la etapa de crecimiento acelerado

Durante esta etapa, las empresas cuentan con la opción de financiarse, principal­mente, a través de los fondos de capital privado (private equity funds), que a diferencia de los fondos de capi­tal emprendedor invierten en etapas más avanzadas del ciclo de vida de las empresas y en cantidades superiores (su estructura y funcionamiento son exactamente iguales a la de los fondos de capital emprendedor), a través de los fondos de deuda ya descri­tos que permiten acceder a recursos en calidad de préstamo ge­neralmente con la opción de obtener participación accionaria en la empresa y, por último, a través de la banca comercial tradicio­nal que, dadas las características de desarrollo de las empresas durante esta etapa, ven menos riesgoso conceder los recursos a través del portafolio de productos del segmento empresarial, como leasing, factoring y créditos tradicionales.

Financiación en las etapas de estabilidad, madurez o consolidación

Una vez las empresas alcanzan la etapa de madurez o estabi­lidad, en la cual el ritmo de crecimiento se estabiliza por debajo del 10% anual, pueden acceder en forma adicional a dos alter­nativas de financiación: a través de IPO (oferta pública inicial de acciones) que representa financiación en forma de capital y de bonos que son recursos en forma de deuda, en la que emiten títulos a través de los cuales se comprometen a devolver a quienes los compran, el valor del bono más rendimientos luego de un periodo determinado.

Anuncios