Imagen obtenida de Medium

 

Por: Sofía Mejía

 

Simón Borrero es un emprendedor con varias recomendaciones interesantes que se deberían poner en práctica a la hora de realizar un emprendimiento. Algunas de estas son la necesidad de salirse de la zona de confort, ser crítico a la hora de escuchar consejos y enfocarse en potencializar las fortalezas propias. Este emprendedor se graduó de administración en la Universidad de los Andes y es el CEO y co-fundador de Rappi. Escuchando su historia personal, fue interesante entender cómo cuatro jóvenes con una gran visión pudieron crear un modelo de negocios disruptivo, que cambió los parámetros de los domicilios, como lo es Rappi hoy en día.

El Día del Emprendimiento Uniandino es un espacio que fue creado hace tres años por el Centro de Emprendimiento como una iniciativa para celebrar a los emprendedores de la comunidad uniandina y que estos sean reconocidos como agentes de cambio. Este año se llevó a cabo el 21 de septiembre en la Universidad de los Andes y finalizó con la conferencia de Simón Borrero.  Durante este espacio, Simón contó su historia y a partir de su experiencia personal dio diferentes recomendaciones para las personas que están en proceso de comenzar un emprendimiento.

WhatsApp Image 2017-11-03 at 8.58.19 AM
Simón Borrero, CEO y co-fundador de Rappi, afirma que “lo bonito de emprender es buscar la incomodidad” 

De acuerdo a Simón, en Rappi tienen una filosofía donde la primera tarea que deberían realizar al comenzar el día es aquella que no quieren hacer. Cuando él llego de Cali a Bogotá a estudiar su carrera, Simón y sus tres amigos caleños se dieron cuenta que tenían la necesidad de conocer gente. Para lograr esto, decidieron hacer una rifa donde las personas tenían la posibilidad de ganarse un viaje y comenzaron a vender boletas alrededor de la universidad. De esta forma, se acercaban y realizaban un primer contacto con personas que no conocían. Un aspecto importante a tener en consideración para ser un emprendedor exitoso es salirse de la zona de confort y “buscar la incomodidad”. Vender es una actividad que a la mayoría de las personas les incomoda, y por lo tanto Simón opina que todo emprendedor debe saber vender. Aproximarse a personas desconocidas, ofrecer un producto y pedir dinero a cambio hace que el emprendedor desarrolle agallas y resistencia para enfrentar los retos venideros. En el camino del emprendimiento hay sufrimiento y dificultades pero es precisamente este tipo de situaciones adversas las que diferencian a los emprendedores de las demás personas.

 

Cuando se pide un consejo hay que ser consciente de que este es una opinión y no un veredicto escrito en piedra del camino que se debe seguir. Uno de los primeros emprendimientos de Simón fue una empresa llamada Imaginamos la cual inicio mientras aún estudiaba en la universidad. En un principio los empleados eran personas que trabajaban de manera informal pero a medida que el emprendimiento fue creciendo, a Simón le surgió la duda si debía contratarlos formalmente. Para decidir que hacer, buscó una sugerencia con un profesor de marketing. Este le dijo que mantuviera a los empleados de manera informal ya que debía enfocarse en sus estudios. Al salir de la reunión, Simón llamó a todos sus empleados y los contrató formalmente.  

 

Muchas veces los emprendedores se enfrentan a situaciones donde realmente no saben que hacer y por lo tanto buscan consejos de  personas con mayor experiencia.  Sin embargo, Simón mencionó la importancia de diferenciar  entre consejos que tienen una carga emocional y los consejos tácticos o estratégicos. Las personas cercanas a uno, sin importar la cantidad de conocimientos o experiencia que estas tengan, siempre van a querer  lo que ellos consideran que es lo mejor para nosotros. La mayoría de las veces esto significa estabilidad y seguridad, dos conceptos completamente ajenos a lo que es un emprendimiento. Para emprender sí es necesario pedir y escuchar consejos, pero también es necesario ser crítico y seguir aquellos que realmente lo van a ayudar a ser exitoso.

 

Durante su conferencia, Simón advirtió que, como emprendedores, es necesario trabajar en desarrollar todo el potencial de nuestras fortalezas en vez de invertir grandes cantidades de tiempo en arreglar las debilidades. Es común que como seres humanos busquemos satisfacer nuestra necesidad de autorrealización, enfocando así las energías que tenemos en mejorar nuestras debilidades. No obstante, cuando se tiene un emprendimiento, es importante traer al equipo de trabajo personas con diferentes habilidades a las de uno y que sean fuertes donde uno es débil. De tal manera, se forma un equipo de trabajo diverso, capacitado y que le permite a cada persona enfocarse en seguir mejorando sus fortalezas. En esencial evolucionar y ser mejor cada vez o de lo contrario es probable que el emprendimiento se encuentre con un muro que le impide seguir adelante. Por lo tanto, si los emprendedores se enfocan en perfeccionar aquello en lo que son extraordinarios, van a sobresalir y diferenciarse de los demás en ese aspecto.

 

No hay reglas establecidas en el juego del emprendimiento y por lo tanto una de las principales fuentes de información para tomar decisiones es la experiencia de los demás. El Día del Emprendimiento es un evento integrador que busca fortalecer la cultura de emprendimiento y le permite a la comunidad conocer referentes y casos de éxito como el de Simón Borrero. En palabras de Felipe Estrada, director del centro,  el proyecto “nació de una clara necesidad de mostrarle a la comunidad que nuestros emprendedores tienen un rol importante en la transformación del país.”

 

Anuncios